lunes, 29 de diciembre de 2014

LLEGA EL MOMENTO....ADIÓS


      Superada la época de exagerada nostalgia que representan las Navidades, ahora, con la llegada del cierre a todo un año, toca reflexión. Pero, en contra de lo que indican algunos psicólogos, este cambio no siempre representa una alteración del estado anímico, más bien, en determinadas coyunturas, es todo lo contrario, e incluso engrandece el sentimiento de morriña.
      La psicóloga Miriam González de Pablo describía así hace unos días  la, muchas veces, pesada época navideña: “es una época de gran actividad emocional, Nochebuena y Navidad son los días que tienen un mayor componente familiar y de morriña, el fin de año tiene un carácter más introspectivo y supone un momento de evaluación personal, de lo que se ha hecho, se ha conseguido y hacia dónde queremos ir. Finalmente los días previos a los Reyes Magos son jornadas de ilusión”.
 
     Resulta curioso que sea en una época definida desde el consumismo y diseñada por valores religiosos, la que exacerbe las emociones incluso en las personas más escépticas.       
 Sin embargo, es inevitable. 

      Las ausencias se transforman en dolor en la época navideña. Por razones reales o subjetivas, los adioses son más dolorosos cuando miras alrededor y en el hoy divisas la falta de ese ayer. Puede que, incluso no fuera perfecto en su momento pero, todos sabemos cómo los recuerdos, con el paso del tiempo, son tan selectivos que hasta tienden a catalogar de maravillosos, algunos ratos vividos con angustia.
       La imagen del ayer siempre es en color y las ausencias por todas esas personas queridas que, bien marcharon con la parca o bien, eligieron otros senderos donde caminar, inevitablemente provoca dolor.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

POR QUÉ SER FELIZ EN NAVIDAD


     Poco más de veinte años, formación educativa en diferentes sectores, trabajos en servicios distintos, lugares varios, pero la maldita crisis le indujo a marchar. Dejó familia, ilusiones y ese sueño de jugar en categorías superiores con su equipo de fútbol más reciente, años en pro de un ascenso que, tras conseguirlo, no ha podido disfrutar. Decidió partir para buscar alternativas donde diseñar un futuro profesional y dibujar una perspectiva personal de una vida por construir.
     Marchó de las islas pitiusas para formarse (sí, otra vez estudiar, trabajar, aprender, crecer…) en las islas británicas. El periodo era corto pero largo, lejos del entorno, el hogar, la familia, los amigos, cada día se hace eterno y, sin embargo, la distancia hace imposible el olvido.

     Luis ha encontrado nuevos amigos, entrena con un equipo de la localidad para mantener la forma y dedica largos ratos al estudio del inglés, hacer turismo y formarse con la esperanza de encontrar el camino que la coyuntura española le ha cerrado.

     Son los jóvenes de hoy chavales altamente cualificados. No solo andan sobradamente preparados sino que disponen de un bagaje formativo que, muchas anteriores generaciones intentamos conseguir sin lograrlo.

     Estos días, Luis vuelve a casa. Desde una lejanía de más de 2000 quilómetros escuchó las palabras del presidente Rajoy sobre el fin de la crisis y la celebración de las navidades de la recuperación. No lo siente así Luis.

domingo, 21 de diciembre de 2014

LA VIDA PESA

     Navegar hacia mar abierto un rato largo extenúa. Así también, a veces, vivir la vida agota. Bonita, única, insustituible, la vida es bella, pero no siempre se disponen de las fuerzas para subir a la meta, aislarse de coyunturas,  relativizar preocupaciones, domesticar sentimientos.
La vida pesa.  
     Un gesto la idolatra, una palabra la hace grande, un momento la convierte en única. Un paisaje, un horizonte, una (o varias) personas son invitaciones a amar la vida. Razones para luchar, excusas para agudizar la voluntad de ver el brillo del sol cada amanecer.
      Pero a veces faltan fuerzas. Desde la atalaya de una privilegiada vida con salud óptima, entorno apacible y/o problemas superables, es insultante el llanto jeremíaco.
 
        Y sin embargo, la vida pesa. El corazón llora sin razón, añora aquel lugar donde se fue feliz, extraña a aquella persona. Morriña del ayer, sufrimiento por la incerteza del futuro y se nos olvida que el hoy es ahora y solo el presente puede ser vivido.
     Los momentos son irrepetibles y los afectos son cambiantes. Y mientras tanto, la vida pasa. Y se buscan motivos pero a veces solo se encuentran decepciones.

jueves, 11 de diciembre de 2014

PRESENTACIÓN DE "MANOS SUCIAS", UNA HISTORIA IRREAL QUE SE PARECE DEMASIADO A LA VERDAD


      El pasado viernes se presentó en la librería Cosecha Roja de Valencia el libro MANOS SUCIAS del escritor y periodista Carlos Quilez editado por Alrevés. Una novela que, como indica su autor, “se parece demasiado a la verdad” y que, entre otras alertas, emite con claridad el mensaje de la necesidad de transformación y regeneración de la sociedad actual, si no queremos que esa eclosión final del argumento del libro con la evidencia de la relación directa entre corrupción política y crimen organizado supere en la realidad la ficción de la novela de Quilez.

     Porque la trama policial en la que se desenvuelve Manos Sucias establece demasiadas similitudes con la coyuntura que se vive en España, muestra cómo los corruptos van por delante de la sociedad, cómo, en ocasiones, el mal se impone al bien y cómo los delincuentes con potencial económico y político compran casi todas las voluntades.

      Como indica el autor, el daño de la delincuencia de moqueta al Estado es enorme” entre otras cosas, porque el problema “no es que la corrupción afecte y llegue a la mafia, lo duro es que esa relación, en nuestra coyuntura actual, llega al pueblo y a todos los ámbitos de la sociedad”.

      En este sentido, Manos Sucias, con su turbador final, te conduce a una reflexión, “cuánto habrá detrás de las grandes noticias y de cuánto no nos enteramos ni enteraremos”.

jueves, 27 de noviembre de 2014

CRITS, SILENCI, IRA, LLÀGRIMES…TAMBÉ PER LA GERMANA XICOTETA


   Silenci, foscor, llàgrimes. Ira, ràbia,  impotència, incredulitat.
    El temps passa, el món roda, la vida continua. Hi ha pàgines sense acabar de llegir,  però els records mai envellixen. L’orgull tampoc.
   Fora disfresses. Cap alt, mirada neta, consciència tranquil.la. La vida passa. Sorgixen nous escenaris. Nous càntics, vells records.
 I t’enyorem.
   Què s’ha fet de la teua mort? Res ha sigut com digueren. L’assassinat no va donar vida, a ningú, ni a enlloc….
   Ja fa temps, dotze mesos, però cada volta són  més els que raonen en què hagueres pogut viure. Necessitaves canvis de pintura, mobles, roba i habitants. Fins i tot d’alguns dels que ara et ploren, d’altres que t’utilitzaren i d’un grapat que, fins i tot amb la teua mort, han alçat banderoles amb què han pretés tapar les vergonyes que també mostraren ells (sí, també ells) quan de tu s’aprofitaren.
El fum no ho tapa tot.

   No calen mentides, el món només roda en una direcció. I tots fem camí, deixem petjades, ombres, crits…silencis.

viernes, 21 de noviembre de 2014

CANALLA VIDA

      La vida es canalla. La certeza que te ofrece el nacimiento es el inicio de una cuenta atrás que se cerrará el día que la parca venga a buscarte. Mientras tanto, la travesía, larga o corta, es la única realidad conocida.
    Querer comprender las razones que ni filósofos, ni eruditos, ni médicos, ni ser existente en la historia de la humanidad puede explicar, resulta un sin sentido que todos aparcamos para evitar vivir en locura.
     Durante la edad temprana resulta una suerte no convivir con el final, siempre te imaginas inmune a despedidas y adioses inesperados, pero la edad adulta te aproxima a ello. De repente, el dolor se asienta en ti porque ya no son  los amigos de los padres o los abuelos los que se marchan, ahora son tus amigos, tu entorno el que se desvanece.  La vida no entiende de leyes y has de aceptar que es capaz de devorar por igual a menores que a jóvenes lozanos en edad de sumar, crecer y ser básicos para  su familia, su sociedad, su entorno.
     Nadie hay imprescindible, pero sí hay gente, que a determinada edad es indispensable e insustituible. Y una madre representa todo eso. Es todo eso. Y lo es toda la vida, pero especialmente a temprana edad.
   Que la parca se empeñe en llevarse a jóvenes que apenas han llegado a la cuarentena de edad es una canallada. Una indecencia de la maldita enfermedad que aliada con la muerte,  se empeña en no distinguir entre personas necesarias, porque haberlas haylas. Ya lo creo que las hay. Una madre con poco más de cuarenta años y dos niños menores de 8 años es irremplazable y necesaria.
   Decirle adiós a un ser frágil pero vitalista, entusiasta, alegre y luchador  es desgarrador. Siempre queda tanto por decir, por compartir, por reír, por llorar...por vivir.

domingo, 9 de noviembre de 2014

QUIÉN UTILIZA EL 9N

     El que tiene miedo a las respuestas es porque teme las preguntas. Ya quisiera yo haber sido tan elocuente para fabricar tan certera frase, pero no, la escuché, como tantos otros, en la boca de Risto Meijde en el programa Viajando con Chester compartido con Joaquín Sabina.
     Cuántos problemas han generado el temor al cambio o simplemente la inseguridad por lo desconocido. Y cuánto miedo da dejar hablar al pueblo.
     No es la voz o la opinión lo que ha generado tantos y tantos cruentos enfrentamientos en la historia de la humanidad, es precisamente lo contrario, el silencio, la mordaza y la necesidad de control lo que  ha dinamitado la evolución y avance de decenas de pueblos.
     La libertad no existe si no se ejerce. La prepotencia solo crea animadversión, la represión rebeldía y la dominación violencia.
     Entonces, por qué no permitir expresarse a un pueblo. Nunca preguntar es ofender, como jamás hablar es herir.
     Mentir, manipular y someter es el problema.

jueves, 6 de noviembre de 2014

UN POCO DE MIS MICROCUENTOS

     Parecen pocos pero pueden ser muchos. En total, son 140 caracteres  la medida de los mensajes en twitter, solo un puñado de pocas palabras. Sin embargo, son tantas las iniciativas que, aún siendo en algunos casos perjudicial para el buen uso del lenguaje la escasez de espacio, en otras ocasiones, ofrecen a la palabra el valor que tiene la capacidad de juntar letras con exquisitez.

     Iniciativas como la de hastags de microcuentos se han convertido en una de mis rutinas y en uno de los factores más gratificantes en el momento de compartir momentos con extraños usuarios a los que te puede unir un rato de desinhibición, un puntual interés o una determinada coyuntura.

     Para ellos, a mis seguidores de MICROCUENTOS aquí una recopilación de algunos de ellos:

MICROCUENTOS:

Cerró y sintió un pellizco. No habría más mañanas. Hoy los puntos suspensivos de otros mensajes los cambió por un punto final.
Compartieron casa y vida, sueños, ilusiones y amor, pero solo tras su ausencia, descubrió que nunca logró disfrutar de él con él.
Lo repitió hasta la saciedad pero se equivocó tantas veces q cuando quiso aprender, había perdido el hábito de acertar en las dudas.
Quiso alzarse de puntillas para alcanzar lo deseado y al levantar la mirada entendió que lo lograría si se atrevía a intentarlo.
Lo fue todo para él, le dio todo a él, sintió todo con y por él. O tal vez no. Cómo descubrir dónde fue el amor. ¿Fue eso amor?
Envolvió de amistad su lealtad tras serle infiel alguna vez, pero nada evitó que su corazón fabricara amor y ternura a cada encuentro.
 
Lo intentó tantas veces q nunca imaginó ni soñó, sólo trabajó para conseguirlo y fue en aquel preciso instante cuando lo logró.
Y pasa el tiempo y la herida sigue sangrando, la ausencia duele y el silencio ensordece porque  jamás la lluvia borra "ayeres”.
Esperó su llamada, confió en su palabra, creyó sus gestos, respetó sus silencios, sólo cuando la vio marchar se sintió abandonado.
Siempre odió la mentira, nunca engañó. Pero aquel día no sabía cómo podría soportar el dolor de la verdad y mintió. Le mintió.
Tenía vértigo a los números, su  mayor valor era dotar de sentido a la palabra eso q encontró cuando la silenciaron.
Sangraba la herida, dolía el silencio, el tiempo pasaba pero el olvido no llegaba, seguía soñándolo y continuaba sintiéndolo.
Nunca le dijo lo que sentía, jamás verbalizó sus emociones. Se le olvidó que algún mañana para todo eso sería tarde...
Quiso visitar el pasado, miró fotos buscando recuerdos, esperando sentir las mismas emociones pero solo encontró silencio.
Hace tiempo decidió marchar, intentó dialogar, guardó silencio y sorprendentemente el adiós llegó cuando el viento parecía ya calmado.
Tenia al alcance su meta, conseguircar su sueño y PARO. Sintió que el éxito fue la ilusión por hacer el sendero.
Miró alrededor y vio como su utopía se.convertía en un reto común. Había soñado tanto e imaginado tantísimo que ahora sólo podía sentir.

sábado, 25 de octubre de 2014

EL EMPRENDEDOR COMO NUEVO CHAMAN SOCIAL

    Vivir a la moda es adaptar la coyuntura a las necesidades del entorno. El hándicap es la facilidad con que ese mismo entorno es fácilmente manipulado por los poderes de facto de la sociedad: político, económico y mediático. Potenciales que cada vez, y siempre en perjuicio del ciudadano, cohabitan con mayor sinergia.
   Todo está peligrosamente relacionado. Quizás por esa razón, en un país dirigido por la derecha representativa de las potencias económicas, con capacidad para la manipulación informativa mediante la alianza con los grandes gurús mediáticos (potencias económicas), la solución al (en mi opinión mayor problema en España) alto nivel de desempleo de la sociedad  es dejar la responsabilidad de diseñar su camino laboral al propio ciudadano.
    Emprender es la palabra gurú,  la solución a los problemas. El emprendedor es el buen ciudadano porque, “la riqueza de un país se mide por sus emprendedores y no por sus empresarios” (gobierno dixit).  No, ahora ya no  “mola” ser empresario, eso es “casta” y lleva demasiadas connotaciones negativas en una sociedad donde parte de la corrupción que tiene manchada la marca y reputación del Estado ha nacido de este sector. Lo verdaderamente “in” es ser emprendedor.
Fuente: Diario El País
   Por el contrario, la fuerte campaña de márqueting diseñada por el poder gubernamental considera que no emprender es no ser solidario, no tener iniciativa, no ser responsable ni como agente social ni como persona, porque eres un conformista, un acomodaticio, casi un agente pasivo que entorpece el avance de la sociedad para quien, por supuesto, eres una losa, un fracasado.

martes, 7 de octubre de 2014

A MI GENTE MARAVILLOSA


      Hay gente mala, miserable, sin entrañas. Hay personas materialistas, egoístas, deshonestas, cínicas. Seres que son incapaces de sentir, de querer, entregar, gente que incluso es capaz de poner precio a los sentimientos.
     Pero el mundo sigue rodando desde tiempos ancestrales porque también hay gente increíble, solidaria, sensible, protectora, entrañable, honrada. Sí, también hay gente buena, machadianamente buena, que hace fácil lo difícil, que entrega, ofrece, da y regala vida, luz, amor.
      La vida te permite topetarte con todo tipo de personas, a veces encuentras demonios, pero también te choca y, suele ser inesperadamente, con ángeles.
      La posibilidad de abrazarte a unas u otras es una capacidad que todos debiéramos poseer. Descubrir dónde se esconde un demonio y donde existe un ser sin sombras debería ser una habilidad humana y no un factor que solo se adquiere con el tiempo, la madurez, la experiencia.

     Siempre las peores decepciones son las humanas y siempre, por tiempo que pase y mundo que se desarrolle, el hombre se equivoca alguna vez. O varias.
     Pero el paso del tiempo, siempre inexorable, te ayuda a conocer y hasta a elegir. E incluso a veces hasta te permite ser feliz a pesar de y sin embargo.

     Porque la vida sigue siendo un regalo y en el mundo también hay gente maravillosa.

         Y a veces, tener la oportunidad de rodearte de ella es un premio. Por eso, y porque a veces parece que el mundo es solo de los miserables, este artículo esto hoy va para mi gente...ellos saben quienes son,  los que se han querido quedar aquí, a pesar de...y sin embargo, porque solo ellos son maravillosos e imprescindibles.
                               

lunes, 6 de octubre de 2014

EL ESTADO NATURAL


     El sol en lo alto, la luz radiante, no suena el despertador, el viento suena despacio, el rumor del mar te acaricia con su incesante vaivén y entonces, justo en ese momento, imaginas que esa es la paz para la que fue creado el ser humano (creado o evolucionado, creencias al margen). Ese es el estado natural del hombre/mujer.

     El dinero, el estrés, la sociedad e incluso la evolución (pocas veces natural y muy mucho social) han envilecido la vida, el gozo a existir, el placer de disfrutar, la razón para vivir.

     Para qué tanto poseer, para qué tanto padecer, para qué tantas prisas, tantas necesidades, tantos miedos, tantos principios, tantos por qués…

     Y sin embargo, vivir resulta tan difícil que es necesario relativizar, elegir, escoger, correr, sentir, sufrir, mentir, engañar e incluso querer o amar a veces se convierte en obligación, necesidad,  costumbre…
     Son tantos los deberes, que se nos olvida que solo lograríamos ser felices el tiempo que transitamos por este sendero si fuéramos capaces de ser leales con nuestras emociones, nuestras necesidades, nuestros instintos, nuestros sentidos… Porque el hombre no es un animal social, en realidad solo es un ser humano, pensador, racional al que se le olvidó fabricar ternura, decir te quiero, mirar la luna, vivir la naturaleza y asentarse en ese rincón donde inevitablemente siempre se es feliz.          
 

domingo, 14 de septiembre de 2014

ZONA DE CONFORT

      No solo se añora lo perdido, a veces se añora lo que creías tener o imaginabas poseer, una persona (o varias), un trabajo, un momento, una emoción.
 
    Vivir en el rincón de confort es ese estado al que casi todos aspiramos, a veces vivimos demasiado en él y en otras, de repente, te percatas que tal vez no era el estado más óptimo en el que vivir, pero la costumbre o la rutina  te lleva a creer que solo lo vivido es lo mejor, cuando la única verdad es que solo es óptimo porque representa lo conocido.
 
     Para aquellos que odiamos los cambios envolverse en la zona de acomodo es sinónimo de paz, de tranquilidad, es un estado controlado que a veces te permite aislarte en tu cueva, pero que en otras te asegura el éxito cuando sales a pavonearte. Y ese éxito solo es la búsqueda de esa paz interior que a veces puede alcanzar cuotas de eso tan difícil de sentir. la felicidad,
 
     Sin embargo, en ocasiones ese estado de confort es ficticio, es la trampa que la rutina te ofrece para saciar esa necesidad de cambio que, de vez en cuando, y en según que parcelas, todos necesitamos...alguna vez.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

HOMENAJE AL UNIVERSO FUTBOLÍSTICO


     Nació con el fin de entretener y a lo largo de la historia ha sido bautizado como “el opio del pueblo”. Aquellos que satirizan un deporte que a la par es un juego y que en este mundo globalizado se ha convertido, junto con solo un reducido grupo de actividades, en uno de los universos mercantilistas más potentes del planeta, no entenderán que, a pesar de todo y, sin embargo, el fútbol no puede librarse de aquello que lo determinó en su raíz y caracteriza cada día su expansión y crecimiento: la pasión, la euforia, el encanto, en definitiva, el sentimiento.

     Que es un negocio para unos pocos y un mercado para muchos es algo tan obvio que no obstante, no reduce ni un ápice de emoción para el aficionado (hombre y mujer).  
 
     No contrariaré a quien considera que se trata de una droga social que representa perfectamente el “al pueblo pan y toros” de regímenes dictatoriales, no discutiré que en ocasiones, el fútbol ha sido una herramienta con la que hipnotizar a sociedades, pero personalmente no puedo evitar rendir pleitesía a un deporte, un juego, una actividad o un mercado, que consigue el abrazo ante el compañero de asiento en un estadio del que no sabes el nombre y solo te une el placer que durante un pequeño instante, provoca un gol.

     Esa religión del siglo XXI a la que se han rendido genios, intelectuales, sociedades, y pueblo llano por igual, sigue singularizando lo que convierte al hombre en animal sensible: la capacidad para emocionarse.

lunes, 1 de septiembre de 2014

EL SILENCIO DE LA PALABRA

    Siempre queda tanto por decir.  Hay palabras sanadoras, palabras que hieren, palabras sabias, palabras gritadas, palabras escritas y palabras que se lleva el viento.
   Los gestos hablan, las palabras engañan.
   Los gestos son perdonados, las palabras te condenan.
   Por qué un abrazo tiene más valor que un te quiero, por qué una mirada es más real que un adoro… Por qué callamos las palabras.
   Hoy escribimos pero no hablamos. Nos comunicamos por twitter, Facebook, washap, email…utilizamos palabras, pero ¿nos expresamos? O mejor ¿expresamos lo que sentimos?
   Miedo a las palabras. Siempre perversas, rebeldes, engañadoras, livianas y siempre derrotadas ante un silencio, una caricia...de nuevo un gesto.
    ¿Y el poder de la palabra?, por qué es mejor imaginar que decir, por qué mejor mostrar que contar, por qué no hablamos lo que sentimos, por qué ocultamos las palabras….
   Sin embargo, a veces, el único cobijo es la palabra.

   Y entonces puede aliviar y puede matar, puede engañar y puede seducir, puede calmar ausencias o provocar desazón, generar anhelos o abrir senderos….solo la palabra puede crear y destruir.

 
   Pero nunca las palabras mienten, solo nosotros las hacemos falsas.

miércoles, 20 de agosto de 2014

APROXIMACIÓN AL "CAMÍ DE CAVALLS"

     Siempre fui más de asfalto que de verde, mucho de brisa de mar y poco, muy poco, de monte y pinos. El senderismo en altura no llenó nunca mi tiempo de ocio, a mí me cautiva el paseo a orillas del mar, pero no me seduce el camino entre árboles y matorrales. Tal vez por temor a lo desconocido, quizás porque, nacida en el Mediterráneo siempre he vivido embrujada por su mar. Para mí el sendero es una travesía donde el polvo del camino es arena de playa.
     Sin embargo, a veces la vida te sorprende en un determinado lugar en un momento concreto. Es entonces cuando te lanzas a la aventura, sin calibrar, sin pensar y, hechizada por el entorno que te envuelve, aceptas el reto de afrontar una senda donde el único objetivo es cruzar hacia la siguiente roca, subir la próxima pendiente, superar esa cuesta y respirar, inspirar y expirar. 
     Llegar al final de la etapa debería ser el premio, pero la verdadera suerte es descubrir  que el verdadero regalo es el propio camino. Ese paseo que, aunque dificultoso, te lleva a vivir un abanico de sensaciones que inundan tu yo más interior.

lunes, 28 de julio de 2014

VA PER TU JOSEP


    “Escriu tot. Fes-ho. Sense por. Després ja reescriuràs. Vomita tot el que tinguis al pit i necessites dir. Un cop fet, ja ho convertiràs en text literari. A base de correccions. Escriure és això Yolanda: sentir i pensar. Després treballar reescribint…La profunditat de la literatura la dona la profunditat dels sentiments”.

   Nada hacía presagiar que esas serían las últimas palabras que intercambiaría con Josep Forment, editor, escritor, traductor, erudito, un hombre de extrema bondad, sensibilidad, humor y amor. Un hombre que fue mentor para muchos por su capacidad intelectual y referente para otros por disponer de una mentalidad tan grande como sensible corazón. Enorme corazón. Extraordinaria generosidad.

   Josep era (qué difícil resulta utilizar el pasado) una persona que enriquece a quien se acerca a él, te hacía sentir que eres especial y de repente te das cuenta que es su luz la que te hacía brillar, su optimismo el que te invadía y su fuerza la que te guiaba.

   Por todo ello, ha sido un duro golpe del destino recibir de forma inesperada conocimiento de su repentina muerte. Y ahora, todavía con lágrimas y sin recapacitar sobre lo sucedido, estoy aquí “vomitando lo que tengo en el pecho y necesito decir”.  Porque hoy necesito decir…

   Josep, necessite dir que sent com un péssic a l’ànima que ens va faltar temps, que quedaren tantes coses per treballar junts, tants escrits que em comentares, tantes correccions que m’havies de fer.  Ara que treballava cada dia “vomitant”, els meus escrits queden orfes, ja sempre, vagen on vagen, quedaran orfes, perquè tu fores el seu impulsor, molts d’ells nasqueren perquè sabíem que tu els llegiries per a fer-los un poc grans, que tu em guiares en el “reescriure” i ara, per sempre, quedaran sense el teu parer, tindran receptors però no tindran el pare que t’oferires ser.

martes, 22 de julio de 2014

LO QUE YA NO ERES


     Todavía te sueño, un día más y de forma inesperada, vuelvo a soñarte y sin embargo, ya no estás, ya no eres más que recuerdo, pasado y ayer en mi vida. Rompieron nuestra relación, separaron nuestros caminos, quebraron nuestras ilusiones, destrozaron nuestras expectativas, destruyeron una historia, una sociedad, un pueblo…Y yo te sigo añorando.
     Hace meses que no suena el despertador, se cuentan ya con más de tres dígitos los días que no te visito; sin embargo, todo me sigue recordando a ti. Las imágenes creadas, los sentimientos vividos, las horas compartidas, todo lo vivido en ti, por ti y contigo, necesitará de varios vientos para marchar sin dolor, por eso, todavía despierto y pinto escenas que son solo imaginadas, ya no se repetirán porque ahora solo estás en el recuerdo, ya no eres.
     Camino por la calle tantas veces pisadas para ir hacia ti y hoy te siento lejano, me ha costado mucho acercarme a tí porque ya nada es igual. Los más familiares rincones son ahora senderos distantes, la amplia avenida que te acoge parece un oscuro corredor sin brillo al llegar a ti, porque hasta la luz del sol aquí ahora es mucho más tenue. Y tú transmites abatimiento, resignación, silencio, vacío…

viernes, 18 de julio de 2014

VISITAR EL PASADO


    No es fácil visitar el pasado. Por mucho que se empeñen los amantes de la historia de recrear en sus estudios lo sucedido y no vivido, no resulta fácil imaginar emociones, soñar sentimientos, sentir vivencias.
     Sin embargo, hay lugares que te transportan para invadirte…y herirte. Sientes un extraño aroma, se instala en ti una extraña melancolía, te empapa una emoción turbadora difícilmente descriptible. Esa amalgama de sensaciones te envuelve si visitas la casa de Amsterdam donde Ana Frank permaneció escondida del mundo junto a su familia durante dos años.
     El recorrido por la famosa “casa de atrás” te traslada a uno de los momentos más crueles de la historia reciente con el crujido de la escalera de madera a cada paso, las imágenes tenebrosas en espacios reducidos sin apenas luz, el frio de unas paredes vacías pero  llenas de dolor, todo el paseo por lo que fue un hogar clandestino te encoje el alma, hiela la sangre y estremece las entrañas, pero aun así, resulta casi imposible sentir un ápice del miedo o el dolor que padecieron cientos de miles de personas.
     Todo gira entorno a Ana convertida en símbolo de una época por su pericia con la escritura, pero visitando “La Casa de Atrás” se agolpan preguntas hirientes imaginando  cómo sufrirían otras muchas niñas que tal vez, también dejaron en un trozo de papel plasmadas sus emociones, pero que no dispusieron de un escondite donde protegerse, un catre donde dormir o un fuego donde calentar si quiera unas pocas patatas hervidas o sus cortezas.
     Por desgracia fueron muchísimas, demasiadas, las víctimas de un ideario político e ideológico que reinó tan próximo a nosotros hace tan poquísimo tiempo. Largometrajes, documentales, estudios, ensayos, libros, son cientos los soportes que han intentado describir para mostrar “algo” de lo vivido por algunos de nuestros antepasados, abuelos, bisabuelos, personas como nosotros tratadas como animales por personas como nosotros comportándose como irracionales seres.

martes, 17 de junio de 2014

A VECES SUCEDE...

     A veces sucede. A veces llega de repente una carta, un mensaje, una llamada, un gesto, una persona, una imagen, un abrazo, un detalle...y entonces, aunque tú no lo sepas, todo cambia.
 
     A veces ese inesperado momento te engancha a la vida, te aparta del ayer, borra el pasado y  te subes a la ola que todo lo arrastra, que a ti te arrastra, para alejarte de lo vivido, para acercarte al mañana, para impregnarte de ilusión, sueños y esperanza, para creer en la utopía, para disfrutar con el hoy, para encontrar razones, para VIVIR.
 
     Y es entonces cuando te sobran los motivos, descubres que la vida, a veces, es borde, pero casi siempre maravillosa. 
 
     Y tomas el timón, aunque la fuerza del viraje te descoloca unos instantes, pero encuentras fuerzas, cesa el mareo y te ubicas en un nuevo espacio donde cierras el paso al dolor. La nostalgia, la morriña, la melancolía siguen envolviendo el alma pero no son desgarradores, el mar los ha situado en el cobijo donde encuentran acomodo en paz.
 
     A veces sucede, a veces tras una estancia entre tinieblas de repente amanece y descubres que el cielo es azul, el sol radiante y la luna blanca.
 

viernes, 6 de junio de 2014

SOLO UN POCO DE LO SENTIDO EN #PRECIADOASCENSO

    El LevanteUD hace algunas cosas mal, otras regular y las hay que hace MUY BIEN. Una de esas geniales ideas fue querer rememorar en la tarde de ayer el primer ascenso en color de la entidad a la máxima categoría del fútbol nacional, el ascenso de la temporada 2003/04 a Primera División.
 
    Reunir a 17 jugadores de aquella plantilla de 23 después de una década no habrá resultado tarea sencilla, pero el resultado, las emociones vividas y el homenaje real, sincero y verdadero al capitán de aquel barco, Manolo Preciado, brilló espléndido. ¡¡Enhorabuena!!
 
     Las emociones son difíciles de plasmar, los sentimientos se sienten pero no se aciertan a describir y fue mucho lo sentido y vivido en la jornada de ayer. Yo lo hice con alguna de la gente con quien comparto en las venas el amor granota, no lo hicimos juntos hace 10 años porque ellos (mis hermanos) lo vivieron desde Xerez. Ayer lo rememoramos juntos, sus recuerdos en tierra jerezana y mis recuerdos en la playa de las Arenas, donde un montaje de RTVV hizo posible la visión del partido en pantalla gigante, aunque jamás perdonaré que mis jefes entonces me privaran de la posibilidad de compartir esta gesta junto a ellos en tierra andaluza, a pesar que me ofreció la posibilidad de poder vivirlo emocionada junto a mis padres, en mi barrio y entre mi gente. 
 
     Aquí como allí, ayer como hace diez años, fueron inevitables las lágrimas y ayer como hace diez años, fue emocionante compartir sentimientos junto a "hermanos granotas" no de sangre pero sí de sentimiento, nombraré a Emilio Nadal y, con su permiso, voy a parar en Miguel Ángel Vara, el LevanteUD y nuestros respectivos inicios profesionales nos unieron para viajar cubriendo la información granota de lo que era más que un equipo de fútbol para nosotros por toda la geografía nacional en campos de 2ªB allá por la década de los 90 del ya siglo pasado. Memorables nuestros recuerdos compartidos en Ontinyent, Alcoi, Andorra, Terrassa... Ayer volvimos a revivirlos y a él gracias por convertir mis primeros momentos periodísticos y aprender a batir profesionalidad y sentimiento a una entidad que, con permiso del FC Barcelona, para muchos es mucho más que un club de fútbol, en uno de los pasajes más dorados de mi personal libro de vivencias. Gracias Miguel Ángel por todo lo compartido...
 
   Muchos de nosotros (los aficionados) y aquella plantilla merecía ese homenaje, como también nuestro "Eterno Preciado", así lo vivimos y así te lo quiero contar hoy Manolo:
 
 
Querido Manolo,
    Seguro que disfrutaste como un enano en el día de ayer; aunque te imagino muy enfadado con la parca por haberte venido a buscar hace hoy precisamente dos años, y no haberte permitido reír en la tarde-noche de ayer con tus chavales, repartir esos abrazos que tu regalabas por doquier, dar alguna colleja, soltar dos carcajadas o lanzar alguna de esas frases que expresadas por ti se convertían en titulares míticos e inigualables.

    Pero estoy convencida que también habrás alzado tu grave y personal tono de voz, habrás fruncido el ceño e incluso lanzado algún gesto de desaprobación  al haber visto como saltaban muchas lágrimas al revivir las imágenes eternas del ascenso del LevanteUD en Xerez de aquella tarde de sábado del año 2004. A pesar de que tú siempre insistías que eras un sensiblón llorón.
    El club levantinista, muy acertadamente, decidió hace unos meses que la gesta que tú encabezaste merecía ser recordada de forma grandiosa, porque ningún ascenso, ningún triunfo granota ha vuelto a ser igual que aquel vivido en el estadio de Chapín hace ahora diez años. Ése que tu lideraste con el carisma que solo dispone la gente machadianamente buena, esa entre la que tú siempre serás un adalid, un icono, un ejemplo…
 

    La entidad planeó ese acto especial, lo trabajó y lo convirtió en realidad. Por eso ayer muchos de tus “monstruos” se reunieron en el Oceanográfico de Valencia para revivir un momento histórico en la vida del Levante UD, un hito en sus trayectorias profesionales, pero sobretodo, y como apuntó el hoy presidente de la entidad, Quico Catalán, argumento en el que coincido plenamente, volvieron a estar juntos por ti. En sus corazones como en sus vidas todavía se anida el entusiasmo que tú les inculcaste, la ilusión que tú les transmitiste, la fuerza que les inyectaste, pero principalmente volvieron a estar juntos para intentar mostrar solo un poco del inmenso amor que te profesan y que por su enorme peso no has podido llevarte por completo.

Porque era mucho Manolo, es muchísimo.
 
    Tu hijo Manu, emocionadísimo, percibió mucho de ese calor que solo el afecto más puro puede ofrecer, el de tus “chavales”, tan grande y eterno como el que los aficionados levantinistas te ofreceremos siempre.

    Porque tú y tus “monstruos” nos permitisteis vivir en primera persona y en color, la emoción que nuestros abuelos nos describían con la narración de viejas historias vividas en Vallejo en blanco y negro.
 
    Por eso es inevitable que generaciones granotas  veneremos por siempre a quien abrió la puerta de la modernidad a nuestro equipo y nuestro club, quien nos permitió ofrecer a nuestros mayores el regalo de revivir un ascenso, quien nos ayudó a homenajear nuestras raíces, nuestro ayer, idolatrar nuestro presente pero sobretodo, nos regaló una  posición privilegiada en una atalaya desde la que divisar una perspectiva que, si posteriormente ha sido deleitosa, es porque el germen que la gestó disponía de esa nobleza que tu irradiabas y que en este rincón bañado por el Mediterráneo sembraste.
    Manolo, mientras lata un corazón en granota vivirás en azul y grana. Tú nos guiaste para transformar “el yunque de la adversidad” en “un futuro por conquistar”,  y a él nos abrazamos jornadas como ayer o como hoy, orgullosos de poder contar a las nuevas generaciones de levantinistas las gestas de un equipo que acogía a varios dandis, algunos guerreros, muchos trabajadores pero donde se reunieron sobretodo buenos tipos como ayer volvieron a demostrar.

    Esa será la razón por la que,  el “Preciado Ascenso” del Levante UD en 2004 será por siempre  y para siempre la gesta de quien nunca dejará de ser “Eterno Preciado” en el corazón granota.

(Articulo publicado en www.Hortanoticias.es )
 

miércoles, 23 de abril de 2014

GABO, 23 DE ABRIL, BARCELONA....

     Dice la canción de Joaquín Sabina que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”.  Constantemente he sentido esta frase desde el temor de creer que pudiera ser realidad la afirmación, porque  siempre hay un rincón donde es inevitable viajar en busca de paz. Todos tenemos una guarida en forma de ciudad, calle, paseo o paisaje. En la canción de Sabina ese recoveco era Macando, sí Macando, uno de los inexistentes lugares que la literatura ha convertido en refugio soñado y eterno.
     Nostalgia de Macando, de vivir un 23 de abril y de una ciudad donde siempre ser  feliz este día: Barcelona.
      Todo aquel que ha paseado alguna vez bajo el sol de un 23 de abril por la Ciudad Condal  no puede evocar esta jornada sin recordar el aroma de las rosas, anhelar el bullicio de la gente y soñar con callejear para ver libros y libros aquí y allí. “Llibres per tot arreu”.
     La fiesta de la literatura, ese arte que utiliza como instrumento la palabra, es una de las celebraciones más simbólicas y entrañables que ha creado el hombre, y todo ello a pesar del consumismo que la envuelve, los intereses que la intentan envilecer y su utilización interesada por algunos deshonestos personajes.
     Sin embargo, hay detalles que pellizcan el corazón y reunidos en pedazos diseñan la vida, porque como decía el gran Gabriel García Márquezla vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.
     Y yo hoy recuerdo los momentos solo soñados pero fuertemente vividos en emoción desde el vuelo de la imaginación que la lectura convierte en realidad. Añoro esos paisajes que jamás he pisado pero he visto con el alma encogida por unas letras, he vivido romances que no experimentaré en absoluto, he llorado con adioses que nunca serán eternos y he sonreído con ironías que destruyen los más pesimistas presagios...

domingo, 13 de abril de 2014

CÓMO SENTIR LA SEMANA SANTA MARINERA DE VALENCIA

(Art. publicado en VLCCIUDAD.COM domingo 13 de Abril)
 
     Con el aroma que solo la brisa marina ofrece a sus calles, el Distrito Marítimo de Valencia lleva días amaneciendo engalanado a la espera del sonido de los primeros tambores que convertirán durante unos días los barrios del Cabanyal, Canyamelar y Grau en el escenario donde procesionarán Claudia Prócula, Pilatos, Judith, Salomé, Marta, Verónica y por supuesto la Madre Dolorosa y Jesús Nazareno y Ecce Homo…
 
       La singularidad de la Semana Santa Marinera radica en la capacidad de un pueblo para revivir la Semana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Natzaret en sus calles. En una esquina vivirás el encuentro con su Madre Dolorosa, metros más allá verás a Verónica limpiar la faz de Jesús sudoroso  y casi exhausto cargado con la Cruz camino del Monte Calvario, relucirán el terciopelo de los trajes de los vestas y granaderos y brillarán las galas de los romanos bajo los rayos de sol o la tenue luz de la luna. Y mientras,  los hogares serán durante siete días improvisados templos donde venerar las imágenes que igualmente representarán escenas, personajes y momentos de los últimos días de Jesús en la Tierra.

     Y lo vivirán de igual forma los más fervientes creyentes que los vecinos ateos, se enternecerán y emocionarán  con la misma pasión porque todos son hijos del Marítimo y ciudadanos de una sociedad que ha convertido la Semana Santa en Marinera y la historia de un personaje nacido en Belén y muerto en la Cruz en su celebración más grandiosa.


jueves, 3 de abril de 2014

MANI AL CABANYAL: EN PRESENTE POR NUESTRO AYER Y NUESTRO MAÑANA


    “La única lucha que se pierde es la que se abandona”, la frase del Ché  la hicieron suya hace casi dos décadas los vecinos del Cabanyal. Y ahora, cuando parece que la perspectiva es menos oscura, sin ser deleitosa alberga rayos de esperanza después de años de desilusión, momentos de dudas y coyunturas  difíciles de soportar.


   La degradación a que las instituciones políticas han condenado al distrito marítimo de la ciudad de Valencia ha surtido efecto. Eso sí  lo han conseguido, pero solo a medias, han puesto durante años demasiado empeño en ello para no recoger sus frutos.
Esto también es el Cabanyal de hoy
    Sin embargo, ni con la ruina acechando en determinadas zonas  del barrio han logrado los anhelos destructores la pérdida de la identidad del Poble Nou de la Mar.  Como tampoco han conseguido la división vecinal. Sí ha habido divergencias, hay diversidad de opiniones, pero jamás hubo la confrontación que solo determinadas personalidades vociferan sin aceptar que nunca una mentira por repetida pasa a ser hecho verdadero.
 
    Por eso, fieles a su tradición, sus costumbres y su propia particularidad, todos los vecinos del Cabanyal han soportado la humillación de ver invadido su espacio, han sufrido la desidia de los encargados de respetar su historia, han padecido la impotencia de la insolidaridad. Pero no es momento de mirar atrás, (ya quedó latente mi opinión al respecto en un anterior artículo en este mismo blog) la lucha no debe cesar, porque en ella está la defensa de la singularidad  de todo un pueblo.

   El próximo domingo 6 de abril, los vecinos saldrán a la calle para mostrar que la sociedad del Cabanyal está viva, tiene presente y tiene futuro. Y serán los vecinos,  la sociedad civil quien reclame la solidaridad que el pueblo valenciano ha mostrado en otros momentos y en otros lugares hacia otros pueblos.
Rincón del Cabanyal (abril 2014)

    El Cabanyal necesita del empeño de todos para sobrevivir porque solo desde la unión, el convencimiento y la empatía de los vecinos de la ciudad a su barrio más marítimo se podrá tomar la decisión de acción que todo el distrito necesita. Y eso, nada más (y nada menos) se pedirá el próximo domingo día 6 de abril en las calles del barrio.


    No será una reclamación convocada por políticos,  no debería serlo. Por mucho que se una ahora a la defensa del barrio este colectivo, todos los partidos políticos han sido incapaces durante más de una década de ofrecer una plataforma de diálogo válida para regenerar el distrito marítimo de la ciudad. Se les olvidó que el futuro no lo podían diseñar sin escuchar a los vecinos. 
     Suerte que una nueva generación de cabanyaleros que viven y sienten con la identidad de ser vecinos del barrio, participar en sus tradiciones y defender sus valores y que comienza a despuntar en política parece que puede ofrecer, ahora sí, la perspectiva más óptima. Ellos sí creen que hay una real  idea de futuro como han visto varias instituciones, entre ellas la Universidad Politécnica que siempre ha corroborado tanto las miras dibujadas por Salvem para la rehabilitación del barrio.

    Pero la realidad del proyecto necesita  de la fuerza de la sociedad, por eso las calles del Cabanyal han de estar llenas el domingo día 6. Los dos siguientes domingos, el 13 y 20 de abril, las calles lucirán engalanadas con las celebraciones de la Semana Santa Marinera, será el momento de disfrutar de las raíces, mimarlas, respetarlas y potenciarlas, pero antes, será el momento de mirar al futuro y ese futuro requiere de todos, solo por eso necesitan las calles estar repletas de optimismo, orgullo cabanyalero y esperanza en el futuro, porque sí se puede y tanto la historia de nuestros mayores como el porvenir de nuestros pequeños lo merecen.

viernes, 21 de marzo de 2014

POR QUÉ Y PARA QUIÉN ESCRIBIR


     Nunca pretendí escribir para nadie, aunque he de reconocer que, desde que creo recordar, siempre escribí para alguien, un alguien que era solo yo. Todo iba dirigido a ese uno mismo que siempre nos acompaña, que a veces llora y ríe de forma inconsciente, ese duende que se rebela, ama y piensa cuándo, cómo y a quien le viene en gana dejando la mayoría de ocasiones nula capacidad de poder domesticarlo.

     Ése que se enfrenta y crea fantasmas a su antojo. Ese alguien a quien en momentos de cordura llegas a despreciar ante la incapacidad de engañarlo. A ése nunca me costó escribirle. Todo lo contrario, era casi obligado sentarte ante él para compartir estúpidos miedos, mostrar la cartera vacía cuando el precio pagado dejaba la despensa vacía de fuerzas y llena de solo de recuerdos  o cuando solo pretendías encontrar cobijo o compartir angustias, alegrías, llantos o carcajadas.

    Durante años y años fue ese “alguien” mi mejor amigo. Solo ante él (o ella) mostraba eso que como individuo jamás puedes enseñar del todo, bien porque la sinceridad tiene un alto precio en esta sociedad, bien porque el pudor lleva a todo el mundo a ser solo real en soledad. Sí, no importa que compartas todo con tu familia, amigos o pareja, siempre hay una imagen, un sueño, un sentimiento, una frustración,  o un hecho que solo compartes con tu otro yo, tu “duende”.

     Recuerdo una época (¡¡¡uf, hace ya tanto!!!) que encontré un recurso que me llevo a distanciarme de mi duende.  

     Eran los primeros años del apogeo de internet y proliferaban los nuevos medios digitales, uno de esos entrañables compañeros de viaje que en un momento dado te acogen bajo un manto paternalista en el momento de enfrentarte a la vorágine de la vida adulta iniciaba un proyecto en la red y me ofreció la posibilidad de escribir de forma periódica una columna. Era la época de apogeo de la serie Sexo en Nueva York y yo, que me confieso enganchadísima a la serie en ese momento,  adopté (salvando todas las distancias) la imagen de una Carrie Bradshaw a la española.

jueves, 13 de marzo de 2014

AHORA SÍ, LLEGA EL MOMENTO DEL ADIÓS


A mi casa durante casi veinte años:

     Siempre hay un final. Nacemos para morir, el invierno llega aunque no quieras, porque el mundo siempre saca su áspero envés cuando todo está a punto de perecer. Y todo perece.

     Mientras las cosas pasan, el felpudo recoge todas las excusas, calla todos los ruidos, cura todas las heridas y amortigua cada golpe, todos los golpes.

      Pero llega un día que no hay montaña que escalar, tapia que trepar ni precipicio al que caer, no hay nada por lo que luchar, porque más allá solo hay vacio.

      Ese día es la jornada en que se rubrica el final con una firma, una palabra o un gesto que marcar el definitivo adiós. Ya no hay compromiso,  el tiempo no se prolonga, todo queda extinguido, el futuro es incierto, el ayer no existe y el presente lo ocupa todo con el luto de la despedida. 
       Es el momento de marchar y entonces eres voluble, mudable y las circunstancias son a veces tan insoportables que la única solución es reflexionar sabedores que es necesario cambiar para sobrevivir pero antes, queda por hacer…

      Te emancipas de recuerdos, envías al desván imágenes, acomodas en el granero emocional  sentimientos, silencias el ayer, eliminas visibles inquietudes y así, ahora sí,  cierras un capítulo más de tu libro de vivencias, tal vez el mayor capitulo experimentado, el que ha hilvanado el argumento de años y años de vida y de emociones, de momentos excelsos y de ratos de sinsabor, de risas y de lágrimas. A todo ello le das el cierre obligado, sin parar que las últimas letras son borrosas fruto de las lágrimas del dolor del adiós.

      Porque esta vez no será un hasta luego,  no quedará dónde volver, no  habrá donde mirar, se desdibujarán los senderos andados, se borrarán secuencias, no se repetirá el hasta pronto. Ya no, es el final.

Este adiós no maquilla un hasta luego
este nunca no esconde un ojalá
estas cenizas no juegan con fuego
este ciego no mira para atrás
este notario firma lo que escribo
esta letra no la protestaré
ahórrate el acuse de recibo,
estas vísperas son las de después
a este ruido tan huérfano de padre
no voy a permitir que taladre un corazón podrido de latir
este pez ya no muere por tu boca
este loco se va con otra loca
estos ojos ya no lloran más por ti".
                                                                                 Joaquín Sabina
 
 

domingo, 9 de marzo de 2014

ABRAZO NOCTURNO


     La noche siempre había sido mi momento preferido del día. Era mi mejor lugar para el reposo, mi rincón del camino en donde aterrizaba esa pseudofelicidad que supone poder respirar profundamente y dejar  la mente vacía de esos más de 70.000 pensamientos que según los expertos se cruzan por nuestro cerebro cada día.
     Se cerraba la luz del día,  cesaban los ruidos, llegaba el silencio y  la oscuridad y justo ahí, en ese entorno, casi todo era posible.
 
     Sí, la noche siempre ha sido mi mejor momento. En la época estudiantil pasaba el día esperando que se marchara el sol y al amparo de la madrugada iniciar el estudio. Esa afición a leer a poca luz la sigo manteniendo. La lectura es casi necesaria durante todo el día, todos los días, pero ninguna aventura seduce tanto como al cobijo de la nocturnidad. En penumbra marchar en busca de aventuras, perderse en otros mundos y adquirir la personalidad de tal o cual personaje es un atractivo irresistible.
     Pero en época de metamorfosis es en la noche donde se cobija el miedo. Bajo el amparo de la luna, de repente surge tu mente circundada de recuerdos, tu universo se convierte en la evocación de momentos, gestos….



 

      No es bueno recordar de noche. La selectiva memoria solo para en detalles en busca del efecto balsámico a tanto desconcierto, sin tener en cuenta que ninguna escena vivida es perfecta más que en su evocación. La realidad siempre tiene tamices, porque casi siempre  la suerte es intangible en sus manifestaciones y ni las grandes catástrofes son del todo destructoras, ni el paraíso se convierte de repente en un infierno.
     La vida son detalles y todas las escenas están repletas de ellos. Por mucho que descoloca la revolución interior, en momentos de crisis personal es básico asumir con cautela la realidad para no someterse a la melancolía. Difuminar la angustia, encontrar los resortes para no instalarse en el desencanto y compatibilizar el cambio con la creación de una nueva cotidianeidad ha de ser el objetivo.

Seguidores